Inicio
p
Juan Bautista Plaza

cBiografía
cCronología
cSus familiares
cInfancia/Juventud
cEstudios en Roma
cVida familiar
cVida profesional
cMaestro de capilla
cEl Pedagogo
cConferencias
cPrensa y Radio
cEl musicólogo
cEl compositor
cCatálogo musical

p
Documental

cDocumental

 
 
 
La Fundación
c¿Quienes somos?
cPublicaciones
cNolita de Plaza
cContáctenos

 
Novedades

cPublicaciones
cEventos

p
Enlaces

El Lenguaje de la Música
(Lecciones populares sobre música)

Juan Bautista Plaza

VI
El lied. El lied de Schubert

En la serie de lecciones que he dedicado a la canción hasta ahora, he procurado hacer resaltar principalmente las modalidades de la canción popular. En las numerosas ilustraciones musicales que he ofrecido, la canción popular se ha presentado unas veces en su forma más genuina y sencilla, tal como ha brotado del pueblo, y otras veces en forma más refinada o, como suele decirse, más estilizada, pero sin llegar a perder por ello su sabor popular.

Hoy vamos a apartarnos un poco de este tipo de canciones, para examinar una categoría especial de obras que, aun cuando también pertenece al género vocal de las canciones, ofrece caracteres propios inconfundibles, a la vez que un valor artístico muy elevado. Este tipo especial de canción a que me refiero es el de la canción alemana conocida con el nombre de lied. “Producto típico del alma germánica, resulta prácticamente imposible hallar en otros idiomas el vocablo que traduzca con exactitud lo que el alemán entiende por lied. Se trata, desde luego, de una canción. Pero, si todo lied es esencialmente una canción, no toda canción es un lied. El tipo especial de canción que los italianos denominan lírica y los franceses y españoles romanza, o también melodía para canto, no corresponde del todo al concepto del lied alemán, género este cuya variedad es mucho mayor, tanto por lo que se refiere a la multiplicidad de sus formas, como a sus recursos expresivos y a su ideología íntima. Puede decirse que lo que constituye la base fundamental del lied es la perfecta fusión de la poesía y de la música. Ahora bien, si al decir poesía consideramos exclusivamente las numerosas obras que bajo el nombre de baladas, odas, canciones, etc., nos han legado los poetas alemanes clásicos y románticos de los siglos XVIII y XIX, y si al decir música, aludimos muy especialmente a las típicas melodías alemanas (incluyendo entre éstas a las de la región vienesa), melodías cuyo origen puede o no ser estrictamente popular, habremos reunido los elementos esenciales que nos permitirán formarnos un concepto bastante justo de lo que en la patria de Mozart y de Beethoven, de Schubert y de Schumann, se entiende por lied. La íntima compenetración que hallamos en el lied entre la poesía o texto literario y la música, es tal vez la razón principal que nos explica, por qué fuera de Alemania este género musical no obtiene la misma popularidad o no es tan comprendido y gustado como el de otras canciones típicas, pero menos elevadas. Y, es que, en efecto, cuando el texto, la letra, no se entiende; cuando no podemos seguir paso a paso la ilación del asunto o argumento con todos sus pormenores, es muy explicable que no le tomemos excesivo gusto a la música, ya que lo que en ésta constituye su más íntima expresión y como su razón de ser, puede decirse que se nos escapa, o casi. Por ello, pues, el lied alemán, que representa un aspecto característico de cierta y determinada cultura nacional, es plenamente comprendido y gustado por los hijos del país donde esta forma musical ha nacido; donde esa determinada cultura nacional se ha desarrollado” [1]. Algunos opinan que una buena traducción del texto, bien ajustada a la índole de la melodía vocal, puede ser de mucha ayuda para la comprensión del lied alemán por parte de los no alemanes. Pero casi ninguna de las traducciones que se han hecho de esas bellas poesías alemanas ha resultado ser tan perfecta como para reemplazar el texto original.

En el lied de Schubert y de los grandes compositores alemanes, “la palabra se une tan estrechamente a la melodía, que se hace inseparable de ella, y aunque fuesen insignificantes los cambios que se hicieran en el texto, éstos no podrían efectuarse sin violencia” [2]. Por todo ello, lo mejor es prescindir de las traducciones y escuchar los lieder [3] alemanes cantados en su idioma original. Lo esencial, en realidad, es oírlos cantar por un artista que sepa interpretarlos a cabalidad. Si se conoce el asunto poético que ha inspirado la composición, y ésta es bien interpretada por un verdadero artista, es seguro que nadie habrá de permanecer indiferente ante las múltiples bellezas que nos brinda este maravilloso tipo de canción.

Franz Schubert puede ser considerado como el compositor que llevó el lied a su más alto grado de perfección. Dejó escritas más de seiscientas obras de este género. En ellas ha sabido Schubert, con insuperable maestría, expresar todos los matices del sentimiento humano. Este gran músico tenía el don de sentir intensamente la poesía; estaba siempre dispuesto a contemplar tan sólo el aspecto ideal de cuanto le rodeaba para expresarlo seguidamente en forma musical. Componía siempre con rapidez y soltura asombrosas. En el solo año de 1815 llegó a escribir 144 lieder, más cuatro óperas cómicas, dos sinfonías, dos misas, un cuarteto, dos sonatas y varias piezas de piano. La calidad de sus obras es por ello mismo muy desigual, pues no puede pretenderse que una producción tan copiosa, realizada con semejante premura pueda ser toda de primer orden.

Siendo, pues, Schubert uno de los compositores que mejor ha sabido tratar el género del lied, deleitémonos escuchando algunas de sus más famosas canciones. La primera que ofrezco como ejemplo se titula El viajero errante. Antes, sin embargo, juzgo interesante establecer una comparación o, mejor dicho, un contraste, que ayudará grandemente a precisar cuál es la calidad y cuáles son las verdaderas características de la canción schubertiana. Existe una canción rusa titulada: El pobre viajero errante, por el compositor Nevstruev [4]. Se trata, pues, en ambas canciones, de un asunto más o menos similar: el del pobre vagabundo que canta en el destierro las dulzuras de su patria y que suspira por retornar algún día a ella. Mientras la canción rusa es de un realismo casi repugnante ya que el pobre vagabundo no se contenta con expresar su tristeza en forma puramente musical, sino que termina llorando de verdad verdad, con sollozos, lágrimas y todo, el viajero de Schubert canta su dolor y su esperanza con toda la intimidad y dulzura dignas de un músico poeta, de un artista que no pierde nunca de vista lo esencial en toda obra de arte: el sentido de lo bello, la idealización de la realidad expresada en forma puramente artística.

Oigamos, pues, la canción rusa El pobre viajero errante, tan realista en su expresión, y en seguida, el lied de Schubert titulado también El viajero errante.


Franz Schubert, compositor austríaco
(Lichtenthal, 1797 - Viena, 1828)

Ejemplos musicales:
(audio disponible solo en la versión en CDROM)
El pobre viajero errante (Song of the needy Pilgrim), canción de Manykin-Nevstruev.
(audio disponible solo en la versión en CDROM)
Der wanderer (El viajero errante) , de Franz Schubert.

En la lección anterior hice alusión a la importancia que tiene el acompañamiento instrumental en ciertas canciones. En los otros tres lieder de Schubert a que voy a referirme, se pone de manifiesto con toda claridad el papel tan esencial que desempeña este acompañamiento, sin cuya presencia la melodía vocal, por si sola, resultaría incolora, por muy expresiva que ella fuera. El piano, en estas canciones, no es un simple instrumento acompañante; por medio de sus acordes, arpegios, o melodías, el compositor crea un ambiente, es decir, pinta, en cierto modo, el medio, interno o externo, dentro del cual se desarrolla la acción concebida por el poeta. El instrumento viene a ser así como “un actor que por sí mismo y por sus propios recursos, toma parte en la exposición de todo el conjunto”.[5]

La primera de esas canciones de Schubert a que me refiero es una de las más célebres: Margarita en la rueca, sobre poesía de Goethe. Mientras la apasionada hilandera se entrega a su tarea, evoca ella el abandono en que la ha dejado su amado: “Mi triste cabeza se destroza; mi angustiado espíritu se pierde”, dice ella. “No conozco el reposo. Nunca, nunca encontraré la paz”. “Oh, su beso...” exclama de pronto. Entonces la voz desfallece. La rueca deja de rodar momentáneamente, para luego proseguir en su monótono trabajo. La melodía vocal de esta canción, con ser tan expresiva, es sencillísima. El piano, por medio de su acompañamiento, describe simbólicamente el incesante rodar de la rueca, creando así ese ambiente poético de que hablaba hace poco. Schubert no había cumplido dieciocho años cuando compuso esta obra maestra.


Franz Schubert, compositor austríaco
(Lichtenthal, 1797 - Viena, 1828)

Ejemplo musical:
(audio disponible solo en la versión en CDROM)
Margarita en la rueca, de Franz Schubert.

Otra obra de Schubert, tan admirable como la anterior es la balada titulada: Erlkönig, en alemán, y la que unos traducen: El rey de los olmos o de los alisos, y otros, El rey de los duendes o de los elfos. Desde el punto de vista poético, esta balada es una de las obras maestras de Goethe, el más grande de los poetas alemanes. Como casi todas las baladas, el asunto de que trata “El rey de los elfos” está basado en una de esas numerosas leyendas populares de elfos, gnomos, silfos y demás seres fantásticos que nos ofrece la mitología medieval. Como dice un autor, “estos genios o divinidades terrestres, tan pronto perversos o malignos como propicios y benéficos, inspiraron al pueblo, después a los poetas y luego a los músicos: primero a Mozart y luego a Schubert”.[6]

El argumento del rey de los elfos es el siguiente: una noche de tormenta, un padre cabalga llevando a su hijo enfermo; el niño oye una voz misteriosa en medio de la tempestad, que le promete descanso, alegría, ternura. “¿No oyes, padre, lo que me promete el rey?”, dice el niño. “Cálmate, hijo mío —replica el padre—: es ilusión; son las hojas de los árboles movidas por el viento”. Las palabras del genio cada vez más amenazadoras, persiguen al padre y a su alucinado hijo en aquella desesperada huida. Los gritos de terror del niño; el viento de tempestad que ruge; el jadear de la vertiginosa carrera y la detención final de todo ese movimiento, cuando a la llegada el padre se da cuenta de que su hijo ha muerto en sus brazos; ese final doloroso y como tronchado con el que acaba la trágica escena: todo ello ha sido expresado musicalmente por Schubert con arte magistral. Esta vez, lo que el acompañamiento pianístico quiere evocar principalmente, es la furiosa y desesperada cabalgata.


Franz Schubert, compositor austríaco
(Lichtenthal, 1797 - Viena, 1828)

Ejemplo musical:
(audio disponible solo en la versión en CDROM)
Erlkönig (El rey de los elfos), de Franz Schubert.

La doncella y la muerte es la cuarta y última de las canciones de Schubert que deseo comentar. Es una breve melodía concebida en forma de diálogo. La muchacha, llena de terror y de agitación ante el espectro de la Muerte que se le aproxima, le dice a éste: “¡Fantasma aborrecible, siempre me persigues!. ¡Morir tan pronto! ¡Déjame vivir algunos días más!”. A lo cual la Muerte, con misteriosos acentos, en una especie de cantilena, severa y amistosa a la vez, le responde: “Dame tu mano; no tiembles, mi voz es la de una amiga; vas a dormir en mis brazos con un sueño más dulce que la vida”. Nótese el extraordinario contraste expresivo que hay entre la primera y la segunda parte de este tétrico diálogo: entre la voz suplicante de la muchacha y la del indeseable visitante que la invita a dormir entre sus brazos. Los acordes del acompañamiento, lúgubres, patéticos, evocan de manera impresionante la actitud tan poco halagadora del ingrato fantasma.


Franz Schubert, compositor austríaco
(Lichtenthal, 1797 - Viena, 1828)

Ejemplo musical:
(audio disponible solo en la versión en CDROM)
La doncella y la muerte, de Franz Schubert.

Sería un gesto de muy mal gusto por parte mía, concluir esta lección con una impresión tan lúgubre. Schubert tiene también una infinidad de canciones risueñas, alegres, festivas, de una gracia exquisita. No terminaré, sin embargo, con una de sus canciones de este tipo, porque quiero citar un ejemplo de lied coral, que es otra forma interesantísima de canción, cultivada por los compositores alemanes. Se trata de una preciosa cancioncita infantil del célebre músico alemán Brahms, autor también de numerosos lieder: Las florecitas sueñan; así se titula esta ingenua canción, verdadero modelo de lied coral alemán de estilo popular.


Johannes Brahms, pianista y compositor alemán
(Hamburgo, 1833 - Viena, 1897)

Ejemplo musical:
(audio disponible solo en la versión en CDROM)
Las florecitas sueñan (Sandmännchen), lied coral de Johannes Brahms.

 

Notas del Editor

Las fuentes de las diferentes citas que aparecen en este trabajo no están indicadas en los originales.

1.- De un artículo de J.B.Plaza publicado en El Universal, el 11-2-1936. [Regresar]

2.- P. Recio-Agüero: Schubert, su vida y sus obras, p. 152. [Regresar]

3.- "Lieder" es el plural de "Lied". [Regresar]

4.- Manykin-Nevstruev, compositor ruso de finales del siglo XIX y principios del XX. En la actualidad es recordado solo por la canción popular que Plaza menciona. [Regresar]

5.- P. Recio-Agüero: Schubert, su vida y sus obras, p. 156. [Regresar]

6.- P. Recio-Agüero: Schubert, su vida y sus obras, p. 156. [Regresar]

 

Al utilizar parte de este material se agradece citar la siguiente fuente:

Plaza, Juan Bautista: Escritos Completos. Compilador y editor Felipe Sangiorgi. CDROM. Fundación Juan Bautista Plaza, Caracas, 2004

 
 
Capítulos


más detalles


más detalles

   
           

Portal de la Fundación Juan Bautista Plaza
© Copyright 2004-2016, Fundación Juan Bautista Plaza
Concepto y desarrollo: Felipe Sangiorgi

Webmaster: Osvaldo Burgos García